El movimiento «going gradeless»

En SEK-Ciudalcampo se está experimentando y analizando el movimiento going gradeless según el que se trata de eliminar, o al menos reducir, las notas y calificaciones de los alumnos. Ya se encuentra implementado en Early Childhood y, a partir de este curso, en 1º de Educación Primaria.

Para compartir con las familias de este último curso cómo avanza la implementación, el pasado día 10 de diciembre se impartió un taller en el que se analizó  cómo se trabaja con los alumnos, cómo se identifica aquello que los alumnos y las alumnas serán capaces de hacer frente a sus evidencias de aprendizaje, cómo se utilizan descriptores de nivel de logro para guiar las tareas que se plantean, para la autoevaluación, y para y recibir y dar retroalimentación. 

El movimiento going gradeless  guía sus propuestas en los análisis de los efectos de la evaluación formativa de Dylan William, que compara tres formas distintas de dar retroalimentación y su impacto en el aprendizaje a partir de tres grupos de estudiantes: 

Grupo 1) Se les da a los estudiantes una calificación: los estudiantes no mostraron progreso 

Grupo 2) Se les da a los estudiantes una retroalimentación constructiva [comentarios específicos sobre errores, sugerencias sobre cómo mejorar y, al menos, un comentario positivo]: los estudiantes progresaron el doble de rápido que los estudiantes del Grupo 1. 

Grupo 3) Se les da a los estudiantes una retroalimentación constructiva y una calificación: los estudiantes no mostraron progreso: 

– Aquellos con las calificaciones más altas no sintieron la necesidad de leer los comentarios 

– Aquellos con las calificaciones más bajas no quisieron leer los comentarios 

– Lo único que recordaron fue la calificación.* 

 * Fuente: “Embedded formative assessment” en The impact of three ways of giving students feedback de Dylan William, 2011) (Traducción propia) 

 

Los comentarios están cerrados.