Educar en la integridad académica

La Organización del Bachillerato Internacional (IB) tiene un fuerte compromiso con la integridad académica. Sus programas -en especial el Programa del Diploma (PD)- se presentan como rigurosos y de prestigio, lo que se evidencia por el reconocimiento por parte de todas las principales universidades del mundo. 

El IB tiene mecanismos complejos para la detección de las conductas improcedentes -ya sea en los trabajos de evaluación interna, en los de evaluación externa, o en las conductas incorrectas en el examen final-, pero también promueve la educación en la integridad académica en el interior de los propios colegios. 

De este modo, se espera que, en las respectivas políticas de cada colegio, la educación en la integridad académica tenga más relevancia que las definiciones de las conductas improcedentes o las sanciones que se les van a imponer.

En consonancia con los preceptos de la organización del IB, el trabajo de los profesores es anticiparse a cualquier conducta improcedente. Es muy importante realizar una correcta instrucción a los alumnos como medida preventiva para evitar que el fraude, el plagio o las irregularidades tengan lugar en las aulas. 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.