Investigación en Nursery School de SEK-Ciudalcampo

La curiosidad es una condición natural y propia de los niños pequeños y es necesario estimularla a partir del momento en que nacen para que desarrollen la capacidad de aprender por sí solos, puesto que la curiosidad representa el primer paso para la formación y adquisición de los conocimientos de los menores. Es importante desarrollar la capacidad de asombro y su interés por descubrir el entorno que les rodea.

La curiosidad significa estar interesados y motivados, estos son factores importantes para que sea posible una formación exitosa. Los niños son los futuros investigadores del mundo y su naturaleza siempre los llevará a conocer más y más, por lo que el rol del adulto es alentar este interés y estas ganas de descubrir del niño para que desarrolle el entusiasmo por aprender.

Por este motivo, nuestros alumnos de Escuela Infantil realizan diariamente actividades encaminadas a trabajar su actitud investigadora a través de todos los sentidos. Esta semana han trabajado con elementos naturales del entorno como plantas y materiales, y utilizando herramientas como lupas y microscopios especialmente diseñados para ellos.

Los comentarios están cerrados.